PSICOTERAPIA INFANTO JUVENIL

Los miedos y preocupaciones de la niñez son normales en el desarrollo de los niños, pero la preocupación excesiva y el ciclo de conductas que le siguen, influyen negativamente en el aprendizaje, el desarrollo social y la vida familiar del niño.
La ansiedad en los niños es muy común y lamentablemente, cuando no se trata, es uno de los predictores más fuertes de ansiedad, depresión y abuso de sustancia más adelante en la vida. Desde nuestra postura, abordamos la ansiedad como un problema familiar y creemos que el tratamiento debe involucrar activamente a padres e hijos.
Los niños que se preocupan excesivamente o tienen fobias por distintos motivos: algunos pueden temer por su salud y seguridad, otros pueden temerles a procedimientos médicos como, por ejemplo, inyecciones y operaciones. Algunos tienen dificultades para separarse de sus padres, quedarse dormidos en su pieza, participar en actividades competitivas (deportes, exámenes académicos, audiciones artísticas) ir a casas de amigos o simplemente asistir y aprender en el colegio.
Sin embargo, LO que le preocupa a un niño es menos importante que CÓMO los niños y padres intentan solucionar el problema, quedando atrapados en el circuito de la ansiedad … sin saberlo los padres hacen lo que la ansiedad demanda y así se crea un circuito en donde la solución está creando más de lo que están tratando desesperadamente en deshacerse. En un momento en que el mundo de un niño debe estar lleno de asombro y exploración, los niños y adolescentes ansiosos están sumidos en comportamientos de evitación y abstinencia.
Estamos convencidos que cuando abordamos la ansiedad de los niños en conjunto con sus padres, podemos romper el circuito de la ansiedad y enseñar a todo el sistema una nueva manera de poder abordarla.