PORQUÉ LO HACEMOS

Por dos razones:

  1. Porque los trastornos de ansiedad limitan la vida de la persona que los padece y, muchas veces, las de los que los rodean. La ansiedad, cuando es excesiva, no te deja hacer lo que tu quieras, salir, hablar con otras personas, disfrutar de situaciones, estar conectada con el presente. Los trastornos de ansiedad van lentamente alimentándose de la identidad de la persona, de lo que quiere, de lo que disfruta, dejándola encerrada y limitada.

    Nos preocupa el aumento de los trastornos de ansiedad, la profunda limitación a la que llevan a la persona, y la falta de oferta en Chile de centros especializados en el área.

    Nos importa ayudar a que las personas puedan vivir con más libertad, tomando decisiones según lo que quieren y les importa, pudiendo perseguir sus objetivos y deseos, sin estar controladas por la ansiedad.

  2. Porqué queremos basarnos en la evidencia y medir resultados

    para dar una respuesta a la necesidad de entregar un proceso terapéutico efectivo a los pacientes que padecen ansiedad.

    A través de nuestra experiencia, y de la evidencia en investigación, sabemos que, si bien la psicoterapia es efectiva, no es efectiva siempre. Hay un porcentaje de personas que no se beneficia del tratamiento. A muchos nos ha pasado que hemos sostenido tratamientos de los que no nos beneficiamos realmente.

    Nos importa hacernos cargo de esa brecha, monitorear el resultado de los tratamientos y generar cambios si no están funcionando. Es importante encontrar el terapeuta y la técnica indicada para cada uno, ya que no todas van a funcionar para todos.